Politica de Menores


Ingreso a partir de 18 años con D.N.I.

The Roxy LVB Av. Cnel. Niceto Vega 5542CABA
Direccion The Roxy LVB
Como llegar al evento

 

POLÍTICA A MENORES:

Ingreso a partir de 18 años, con D.N.I.

THE ROXY - HIT ME
COBRA SARLI
Celebra 10 Años de Punk and Roll

Inv: LOS BURROS

 

Cobra Sarli - Volumen 2 (2017)

10 canciones en 28 minutos. El Volumen II de Cobra Sarli cumple con lo que promete: ser un disco apabullante de punk n’ rock sangriento, adrenalínico y plantado. Con diez años de carrera y tras haber irrumpido la escena con su primer álbum de 2012, Volumen 1, el quinteto vuelve a llevarse todo por delante con riffs potentes, melodías directas y letras que marcan distancia y golpean fuerte.

Con la influencia de bandas escandinavas como Turbonegro o Hellacopters, pero adaptándose a la energía local, Volumen II es un disco bestial que no pasa desapercibido. Un riff que recuerda a “We Want the Airways” de los Ramones da el puntaié inicial en “Me queres (cambiar)”. “Me podés pegar / querer enderezar / no sabés quién soy / no me podés cambiar”, anuncia con seguridad y cólera la voz de Lucas Kapovic. Diálogica y feroz, “Océano” dispara artillería pesada contra los caretas. “Haciendo lo que más te gusta en este mundo / cruzando un océano de mil pelotudos al mes”, dice sin concesiones el estribillo. La furia sentimental tiene su espacio en “Salchicha”, mientras que en “Lo único que pido”, la banda hace un llamado a recuperar el viejo rock n’ roll (“Mucha foto y mucho look / pero nunca decís nada brillante”, afirma el cantante). En “Quien te salve” se alejan de la canción punk tradicional y Kapovic muestra sus dotes expresivos dando un tono más tétrico a su voz.

El título “Matemos a tu mama” no engaña: es una canción salvaje y carnicera que va directo al hueso. En cambio, “Buenísimo” tiene un clima más festivo, encarnando la mejor versión de New York Dolls. Acto seguido, “Lejos” aporta un aire más tenso, donde la banda muestra toda su potencia. “Soñé con vos” mantiene la energía en alto a fuerza de un estribillo imbatible. Para el final, la banda sorprende con “Yo quiero…”, una balada acústica, directa y desprejuiciada con un claro destino de himno.